25 marzo, 2020

Claves para una Internet segura

Para poder navegar en Internet sin preocupaciones es necesario conocer las claves para una Internet segura. Te las contamos a continuación.

No cabe duda de que Internet ha revolucionado nuestra vida y nos ayuda a obtener información al instante, a estar comunicados permanentemente, a realizar compras o acceder a servicios sin movernos.  Sin embargo, debemos ser conscientes de los riesgos de estas prácticas, especialmente con el ingreso de nuestros datos personales. 

  • Es muy importante comprobar que la página web en la que vamos a realizar una compra sea segura antes de introducir nuestros datos personales y los de nuestra tarjeta. Es recomendable que el sitio cuente con tecnología SSL. ¿Cómo saber que una web tiene esta tecnología? La URL que aparece en la barra de direcciones debe comenzar con https://. Esa «s» significará que el sitio es seguro y que cada vez que insertemos información la misma será codificada.
  • Desconfiá del WIFI público. Las redes públicas son un gran servicio, pero no las uses para acceder a servicios importantes como mail o aplicaciones del banco. Alguien más podría estar accediendo a esos datos así que, ¡mucho cuidado!
  • No brindes tus datos personales a la ligera. Deberías saber en todo momento para qué se van a utilizar. Cuando rellenamos un formulario de contacto hay campos que son obligatorios y, otros, opcionales. Normalmente, los datos opcionales suelen ser utilizados con fines comerciales. No los completes. 
  • Algunos virus sirven para recolectar nuestra información confidencial, como las contraseñas o fotos. Debemos proteger nuestros dispositivos con antivirus y anti-spyware.
  • Una buena manera de comprobar qué información sobre nosotros aparece en Internet es rastrear en buscadores como Google nuestro nombre y apellido. Esto nos servirá para saber la cantidad de datos nuestros que son accesibles de manera pública y así poder tomar medidas de privacidad.
  • Existen diferentes tipos de redes sociales y cada una de ellas tiene diferentes usos. Por ejemplo, Facebook tiene el fin de poner en contacto a personas con sus amigos. LinkedIn, por su parte, se caracteriza por ser una red social con fines profesionales. Debemos ser cuidados con lo que compartimos en redes sociales y prestar especial precaución cuando decidimos compartir nuestras imágenes y la de nuestros hijos.
  • Debemos elegir contraseñas o claves seguras, pero a la vez fáciles de recordar. Debemos pensar en claves originales y no poner, por ejemplo, la fecha de nuestro cumpleaños, la matrícula de nuestro auto o el nombre de nuestro hijo. Una combinación alfanumérica y de símbolos es lo ideal. Por otra parte, se recomienda cambiar la contraseña cada dos o tres meses.
  • Para evitar el spam es conveniente utilizar direcciones de correo electrónico alternativas para determinados sitios o aplicaciones, evitando registrarnos con nuestro email principal. 

Gracias a estos consejos mantendremos nuestra privacidad en Internet mucho más a salvo.