23 enero, 2019

¿Qué simboliza la puerta?

Tradiciones, religiones y significados atribuidos a la puerta.

La puerta, al ser una abertura que nos permite entrar y salir, siempre ha sido considerada un símbolo universal que implica una transición de un lugar, de un estado o de un nivel a otro.  Se trata de un punto de acceso a una realidad diferente, superior o inferior: la Luz y la Oscuridad, la Vida y la Muerte, la Ignorancia y la Sabiduría, la Culpa y el Perdón, el Cielo y el Infierno… La puerta siempre nos anima al viaje, nos aventura al misterio.

En las Islas Británicas es costumbre abrir todas las puertas de la casa en la que alguien está muriendo, con el fin de ayudar al alma del moribundo a abandonar este mundo. En algunas regiones de Indonesia, abren las puertas de la casa en donde una mujer está dando luz, ya que creen que ayuda al alumbramiento del bebé.

En el Antiguo Egipto, la puerta simbolizaba el horizonte, la montaña luminosa de Oriente por donde sale el sol, ese instante fascinante del amanecer en el que se encuentran ambos mundos. En las tumbas, se construía una puerta para que el alma del difunto pudiera trasladarse tanto en una dirección como en la otra. Este mismo sentido, la puerta se está presente en las tumbas etruscas; algunas, tienen al difunto representado en el umbral.

Para la tradición judeocritiana es inmensa la importancia que cobra la puerta, ya que a través de ella se accede a la revelación, y sobre ella se reflejan las armonías del universo. En todos los templos judíos, así como en las iglesias y en las catedrales cristianas, la puerta principal es uno de los elementos arquitectónicos de mayor relevancia. La figura de Cristo glorioso suele estar representado en los pórticos de las catedrales, para recibir al peregrino y a los fieles, bajo una de las máximas: “Christus ianua vera”, Cristo es la puerta verdadera.

La Biblia habla de “las puertas de los cielos” por las que se ingresa al reino de los cielos, a la salvación y a la vida eterna: “Yo soy la puerta, si alguno entra por mí, estará salvado” (Juan 10,9), lo cual alude a ese estado espiritual en el que Jesús iniciaba a sus seguidores. A la vez, la Biblia nos recuerda que no todas las puertas son dichosas, como es el caso de las puertas de la muerte y de las puertas del infierno. El regreso de Cristo se anuncia con las frases: “El Hijo del Hombre está a la puerta” y “mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguien oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo”. En el Vaticano, puertas y llaves aparecen como símbolos emblemáticos y el Papa realiza rituales relacionados con abrir ciertas puertas. En la iconografía medieval, se solía representar a la Virgen con la forma de una puerta cerrada. Un himno del siglo XII, lo describe así: “Santa María, puerta cerrada, por orden de Dios abierta, fuente sellada, huerto cerrado, puerta del paraíso”.

Los guardianes de las puertas románicas hacen referencia a la iniciación que hará el neófito, una vez que traspase el portal del templo. Tal es el caso del dios latino Jano, que guarda las llaves de las dos puertas solsticiales: la puerta de los dioses y la puerta de los hombres. El paso de la tierra al cielo se realiza por la puerta del sol, que simboliza la salida del cosmos, el lugar por donde pasa el eje del mundo que da acceso al reino de los cielos.

Las puertas de todos los grandes lugares sagrados del mundo separan y protegen lo sagrado de lo profano. Suelen tener en su entrada una gran puerta protegida por guardianes, como leones, dioses, grifos, manos de fátima, vírgenes o cristos. Tal es el caso de San Pedro, guardián de las Puertas de los Cielos; Satanás, guardián de las Puertas del Infierno; el dios Jano, guardián de la Puertas Solsticiales; el can Cerbero, guardián de las Puertas del Inframundo griego; y el dios Ganesha, guardián de los altares de la India.

La puerta de los ritos de los masones es muy baja con el fin de que el profano tenga que encorvarse para poder entrar al interior del templo. No se trata de un acto de humildad, sino que denota la dificultad existente entre el plano profano y el plano iniciático. Es la famosa “Puerta de Occidente”, la dirección por la cual el sol se apaga, la luz desaparece y todo queda en tinieblas. Se trata de un mundo secreto y desconocido para el resto de los mortales.

En las ciudades chinas existía una puerta en cada punto cardinal. Según el feng shui, dichas puertas expulsaban las malas influencias, acogían las buenas,  recibían a los huéspedes y miraban hacia cada región imperial. Asimismo en Camboya, las cuatro puertas de Angkor representan el  acceso a las cuatro direcciones de aquel axis mundi oriental.

Obra de la naturaleza es una de las puertas más famosas en Asia, la imponente “Puerta del Cielo” formada por un agujero natural de 131,5 metros de altura y 30 metros de ancho en la montaña Tianmen.

En el libro El sentido de la Unidad. La tradición sufí en la arquitectura persa, los autores Ardalan y Bakhtiar explican que: “tanto la puerta de una ciudad como el capítulo de un libro, conocidos ambos como bâb, son el fin o el comienzo de un viaje. Independientemente de su escala, este paso fluido, de significado simbólico, puede extenderse a una ´boca` o a un paso de montaña, donde los bajorrelieves anuncian la entrada a un ´lugar distinto` distinto”.  La riqueza simbólica de la puerta y sus sonidos aparecen con frecuencia en la obra del poeta y místico persa Mevlânâ Rûmî.

Por su parte, las siete artes liberales reciben la denominación de “las siete puertas” a través de las cuales el artista accede a la iluminación y a la sabiduría. Todos los jardines y los huertos de la alquimia medieval tenían una sola puerta de acceso que estaba cerrada, para que los conocimientos no se difundieran a todo el mundo. Muy pocos eran los que tenían en su poder la clave para poder abrir esta puerta.

En cuanto al plano energético, muchos comparan los siete chacras principales del cuerpo humano -centros energéticos según la antigua medicina india- con siete puertas que poseen las personas, y que deben aprender a abrir y a cerrar para estar en armonía.

Finalmente, también la puerta reviste el valor de adquisición de un don para el héroe, el iniciado, el guerrero. Puertas de palacios, fortalezas y ciudades atesoran ese significado.

 

Y en tu vida, ¿qué significan las puertas que has atravesado?

Fuentes consultadas:

http://abajocomoarriba.blogspot.com/2016/11/el-simbolo-de-la-puerta-y-sus.html

http://laluzdelmedievo-mercedesyzquierdo.blogspot.com/2015/09/el-simbolismo-de-la-puerta.html

https://www.bibliatodo.com/Diccionario-biblico/puerta

http://hjg.com.ar/vocbib/art/puerta.html

https://prezi.com/gsp5adhob-md/simbologia-de-escaleras-puertas-y-ventanas/.